¿Quiénes Somos?

El surgimiento de la Coordinadora Nacional de Trabajadores NO+AFP
En 1981, en plena dictadura se liquidaba el sistema de seguridad social chileno.
Se imponía un sistema de ahorro forzoso, ideado para permitir el desarrollo del
mercado de capitales.
A 35 años de su instalación, las pensiones que pagan condenan a la miseria a
miles de nuestros compatriotas, sin que se vea de parte de la autoridad política
ninguna voluntad por cambiar las cosas en beneficio de los trabajadores.
El año 2008 se desplomaban las bolsas en todo el mundo. El colapso anunciado
había llegado. Poco o nada sirvieron los llamados de alertas, que en todo el
mundo hicieron cientos de voces para frenar la fiebre especulativa provocada por
las hipotecas y en las que se vio envuelto el gigante financiero de Lehman
Brothers.
La crisis financiera golpeaba los fondos de pensiones. Chile el país con el sistema
de ahorro forzoso más especulativo sufría las consecuencias de la crisis bursátil.
Más de 30 mil millones de dólares se perdían de la noche a la mañana. Afectando
de paso, las pensiones de un número considerable de compatriotas.
La indolencia de las autoridades políticas era asombrosa. Seguían aferradas a su
filosofía neoliberal, dando luz verde a la especulación, estrategia que por lo demás
ha sido la característica esencial del modelo económico chileno.
Consecuencia de estos millonarios recursos que se esfumaron, las organizaciones
sindicales en diferentes sectores, en diferentes regiones y lugares del país
salieron a dar una voz de alerta. Algunas, venían hace años denunciando a las
AFP, pero no eran escuchadas. Otras, irrumpieron al constatar que la ruleta en la
que se apostaban nuestros ahorros de años de trabajo, podían desaparecer como
consecuencia de un sistema que JAMÁS fue concebido para pagar pensiones.
El año 2008, podemos decir que es el año en que empuja a sindicalistas a
considerar con mayor atención el sistema chileno de AFP.
No es, sin embargo, sino hasta inicios del años 2012 cuando comienzan a surgir
diversas iniciativas que confluirán en lo que hoy conocemos como “Coordinadora
Nacional de Trabajadores NO+AFP”.
El año 2012 se inicia el proceso de reagrupamiento.
En marzo se congregan en la ciudad de Los Andes en el Sindicato de la División
Andina más de un centenar de dirigentes sociales, sindicales, intelectuales y
políticos a reflexionar y a debatir sobre el sistema de AFP.
En Abril, en el ex Congreso Nacional, en seminario organizado por la
Confederación Bancaria se reúnen más de 250 sindicalistas que reafirman su
voluntad por avanzar hacia el cambio del sistema.

En Noviembre, en la sede del Sindicato Sewell y Minas, en la ciudad de
Rancagua, el Movimiento Ciudadanos por una Previsión Justa y Digna convoca a
cientos de dirigentes sociales, sindicales y políticos a un encuentro sobre la
previsión y reafirman su compromiso con el NO+AFP
Al mismo tiempo se efectúan las primeras reuniones entre importantes sindicatos
de la región del Bío Bío. En el Sindicato de Petrox confluyen organizaciones
diversas dando origen a la Coordinación por NO más AFP y en defensa de la
Mutuales, las que realizan en diciembre en la ciudad de Talcahuano la primera
gran movilización contra las AFP congregando bajo una intensa lluvia a más de
un millar de personas.
Luego, siguieron Valdivia, Valparaíso las que se sumaron a iniciativas que ya
venían desarrollando actividades de denuncia, como los “Furiosos de Arica” y
otras expresiones en provincias.
El 2013 fue un año lleno de encuentros que buscaron arribar a una propuesta
alternativa al sistema de AFP, que culminando con la proposición de un Sistema
de Reparto, solidario, tripartito y público.
Fue en junio de ese año, que reunidos en la sede de la ANEF para analizar la
propuesta elaborada por asesores y sindicalistas de Santiago y Concepción y que
contó con numerosos dirigentes de todo el país, que además de ratificar la
propuesta alternativa a las AFP, fue fundada la Coordinadora Nacional de
Trabajadores NO+AFP
De ahí en adelante, se desarrollaron decenas de seminarios, conferencias, foros y
paneles sobre las AFP. Sumado a ello campañas de recolección de firmas en
algunas ciudades, principalmente en Santiago.
Se instaló en varias ciudades el día 10 de cada mes como fecha de protesta las
que durante ese año adquirieron cierta coordinación, dando origen a varias
marchas que poco a poco, fueron sumando nuevos adeptos y despertando la
adhesión de trabajadores en diversas ciudades.
El 15 y 16 de mayo de 2014 confluyen alrededor de 300 dirigentes sociales,
mayoritariamente sindicalistas, para participar en el Primer Congreso Nacional
NO+AFP, celebrado en la ciudad de Valdivia.
Organizaciones sindicales de carácter nacional como la Anef, Fenprus, Confusam,
Confederación Bancaria se constituyeron en uno de los pilares del movimiento
NO+AFP, sumados a ello el Movimiento Ciudadano por una Previsión Justa y
Digna de Rancagua y el Movimiento de Concepción Talcahuano que agrupa a
diversos sindicatos de la región, hicieron posible que el Coordinador pegara un
salto cualitativo en organización y adhesión.
Durante el año 2014 y 2015 surgieron más de 30 coordinaciones a lo largo del
país NO+AFP, lo que ha permitido visibilizar con mayor impacto la demanda por
un nuevo sistema previsional.

Fue durante la campaña presidencial que todos los candidatos, exceptuando a la
derecha, que se comprometieron a avanzar hacia un nuevo sistema previsional-
El nacimiento de la Comisión Bravo, que por encargo de la presidenta analizó el
sistema fue fruto de nuestro trabajo, no es una concesión de la autoridad, sino que
expresa la activa lucha de denuncia de las AFP- Es la expresión de que el sistema
no da para más.
Podemos decir, que es gracias al esfuerzo de todos y cada uno de los que han
participado, que el tema de las AFP ya no es misterio para nadie. La convicción
entre los chilenos que este sistema esta colapsado no ofrece dos lecturas. Se
hace imposible invisibilizarlo para los dueños de las AFP y para los dueños de los
Bancos y del Retail que han sido beneficiados por este sistema espurio.
El Coordinador NO+AFP es una realidad. Es un movimiento solo motivado por
acabar con las AFP. Surgido de la convicción de un puñado de sindicalistas
primero, y después de muchos dirigentes sociales, estudiantiles, profesionales que
han entendido que para acabar con uno de los pilares del modelo, es preciso la
Unidad por sobre todas las cosas, es quizá ese, el merito de este movimiento, que
funciona como una coordinación de hecho, financiado por los aportes voluntarios
que mayoritariamente efectúan los sindicatos y que ha establecido como vocerías
de él a diferentes dirigentes, de manera tal, de no concentrar en una pocas
personas la instalación del discurso alternativo a las AFP-
Podemos, concluir que estamos más cerca de acabar con las AFP. Podemos decir
que estos cuatro años de trabajo y organización han sido la cimiente del
movimiento que tenemos. Cierto, no es suficiente; pero, ¿qué gran conquista se
consigue a la primera batalla? Muy pocas, y esta es la “Madre de todas las
Batallas”, como las calificó el propio José Piñera cuando nos arrebató la Seguridad
Social.