“Proponemos restituir soberanía al pueblo”

Discurso central – Marcha NO+AFP 22 de abril

Queremos comenzar este acto saludándolos a todos ustedes. A quienes no están dispuestos a cruzarse de brazos y esperar una pensión miserable que inexorablemente caerá sobre todos nosotros si no seguimos luchando. También queremos saludar a las diferentes organizaciones sociales presentes: Al Movimiento por el Agua y los Territorios, MAT, que viene desplegando una férrea defensa por recuperar el agua como un bien público y defender el ecosistema de la voracidad de las grandes corporaciones que no trepidan en destruir el medio ambiente; a la CONFECH y a sus dirigentes universitarios; a los dirigentes secundarios y a sus organizaciones, la CONES y la ACES.

También queremos saludar a todos los movimientos territoriales poblacionales que luchan por el derecho a la vivienda digna. Al Frente de Resistencia Urbana y, en especial al Movimiento Ukamau que por años forma parte de nuestra coordinadora. A las organizaciones de la diversidad sexual que han desarrollado una importante batalla por exigir de los organismos del Estado reconocimiento a sus derechos esenciales. En fin, saludamos a todos los movimientos sociales, que luchan por rescatar en diferentes espacios derechos para las personas.

Nos sumamos, además, junto a cientos de organizaciones humanitarias que exigen al Estado de Chile, se otorgue al machi Celestino Córdova, autorización para poder realizar una visita a su Rehue por 48 horas. El Estado de Chile no puede seguir desconociendo los derechos a nuestros hermanos mapuches. Debemos respetar su cultura, su espiritualidad y por eso, desde aquí, reconocemos su autoridad ancestral del Machi Celestino y le expresamos toda nuestra solidaridad a él y al pueblo Mapuche.

Compañeros y compañeras: Nos encontramos una vez más, reunidos para reafirmar nuestra voluntad; nuestro compromiso; nuestra decisión, de que no nos detendremos hasta que en Chile se restituya definitivamente la Seguridad Social como un derecho fundamental para todos y todas.

Esta, es la primera marcha de este año. Precedida por otra gran manifestación de hace solo tres días, convocada por los profesores y estudiantes, que se resisten a aceptar que la Educación como derecho fundamental sea tranzado por quienes han visto el lucro como principio esencial de todas las actividades humanas y sociales. Los maestros, portadores de la reserva moral de nuestro país, y los estudiantes lo dijeron fuerte y claro, NO+Lucro y hoy, en este evento, también lo decimos fuerte y claro, NO+AFP

Ha llegado la hora, para quienes levantamos las banderas por recuperar derechos sociales, nos comprometamos a estrechar nuestros lazos, a avanzar hacia la unidad entre todos aquellos que no estamos dispuestos a aceptar como normal que la lógica del lucro, la lógica del negocio esté presente en todos los ámbitos de nuestra vida y de nuestra sociedad y termine aceptándose como normal.

La descomposición moral que caracteriza nuestra particular “clase política” en estos tiempos, muestra diversos ex ministros y ministros actuales, acometiendo discursivamente contra los movimientos sociales. El actual ministro de educación es la muestra más evidente de la descomposición ética de las autoridades. De igual manera, el Ex Ministro de hacienda de Bachelet, Rodrigo Valdés, quien fuera ferviente opositor de nuestro movimiento, hoy se devela al igual que el Sr. David Bravo, quien presidiera la comisión de su mismo nombre encargada de formular propuesta al gobierno y que al igual que tantas comisiones, terminan gastando dinero de nuestros impuestos y su trabajo nunca resulta ser un aporte. Ambos personajes, pasan a formar parte de la representación empresarial a través de la CPC y tendrán la misión de descalificar a los movimientos sociales sin propuestas, nada más que sumándose al coro de fanáticos, que repiten como papagayos que los sistemas de reparto solidarios están en crisis, sin poder jamás, demostrar con argumentos en que basan sus descalificaciones.

Nos preguntan. ¿Por qué volvemos a las calles otra vez?

Muy simple. El 24 de julio de 2016 Chile despertó. A lo largo del país salimos a las calles a expresar nuestro descontento con el sistema de ahorro forzoso de AFP que no nos garantiza vivir nuestra vejez en condiciones de dignidad, por el contrario, las cifras de las pensiones son escalofriantes. Los últimos datos del deterioro de las pensiones son desgarradores. Las mujeres que pudieron pensionarse en febrero de este año, la mitad de ellas percibieron menos de 27.193 pesos. Ese es el resultado real de este sistema que no fue construido como un sistema previsional y que hoy se comprueba como absolutamente fracasado para pagar pensiones.

Si de verdad queremos mejorar las pensiones de nuestros compatriotas que suman más de 1.800.000 personas, lo primero que hay que preguntarse es ¿Cómo hacerlo?, ¿Con qué recursos? ¿Con qué gradualidad? ¿Con que orientación? y bajo ¿qué principios se abordará un nuevo sistema?

Nuestra Coordinadora, presentó en noviembre de 2016 una propuesta integral, que se encuentra disponible en nuestra página web para que pueda visitarla cualquier persona. En ella, proponemos un nuevo sistema moderno de Seguridad Social, consistente en un SISTEMA DE REPARTO CON FONDO DE RESERVAS TECNICAS, consistente en que las cotizaciones de los trabajadores activos contribuirán a pagar las pensiones de los trabajadores que cumplan de acuerdo con su edad, el periodo para pasar al sector pasivo.

Esta formulación tan sencilla, que se aplica en todos los sistemas previsionales del mundo desarrollado y en la mayoría de los países del planeta se basa en un principio esencial: LA SOLIDARIDAD, principio que básicamente consiste en que quienes han sido más afortunados, aportan una cuota mayor de humanidad para asistir a quienes han tenido durante su vida laboral bajos salarios y baja densidad. Eso, la SOLIDARIDAD no la comprenden, ellos insisten en que el tema de la previsión es una cuestión individual, personal. Confunden solidaridad con la caridad, SE NIEGAN A RECONOCER DERECHOS A LAS PERSONAS. Por eso, la propuesta de Piñera, no es tan diferente en ese sentido a la propuesta de Bachelet, dejan intacto el negocio de las AFP y buscan mejorar tímidamente las pensiones indignas echando mano a los recursos públicos, obtenidos de los impuestos generales para aumentar el pilar solidario en cifras que serán exiguas para los actuales pensionados. Asimismo, el aumento de cuatro puntos de cotización con cargo a los empleadores, en una gradualidad de ocho años, es abiertamente una ironía, pues los efectos de esa medida recién se verán en el largo plazo, y a esa fecha, todos los actuales pensionados habrán fallecidos, cuestión que por cierto no podemos aceptar.

Nos dicen que hay que ahorrar más, ¿cómo? Si más del 50% de los trabajadores chilenos gana menos de $350 mil líquidos. Existen más de 650 mil subempleados que reciben menos de $120 mil mensuales y más de 1.127.341 asalariados, no cuentan con contrato de trabajo, es cosa de ver la trágica situación que enfrentan cientos de miles de trabajadores a honorarios.

Si de verdad quieren mejorar las pensiones. Partan pagando mejores salarios. Legislen para que haya negociación colectiva de verdad y los trabajadores puedan participar de las gigantescas utilidades que obtienen la mayoría de las empresas chilenas.

Nada de eso. O sea, no hay voluntad por ninguna parte y, por tanto, eso explica que estemos en las calles, desde Arica a Magallanes otra vez.

Pero la pregunta que todos y todas nos hacemos y que adquiere una relevancia mayor es ¿QUÉ HACEMOS? Seguiremos marchando, a pesar de que no se nos escucha. Por supuesto que NO. Ya lo dijimos una vez. No estamos dispuestos a aceptar pasivamente como nos arrancan todos los meses una fracción considerable de nuestro ingreso y nos terminan condenando a una vejez indigna y pobre. Eso no lo vamos a permitir. Antes, la muerte que vivir de rodillas aceptando este sistema inmoral.

¿Qué proponemos? Restituir la soberanía al pueblo.

¿Cómo? restableciendo la voluntad de decidir, vale decir, ejercitar mediante una Iniciativa popular de ley el imperio de la justicia. El “sacrosanto derecho de propiedad”, consagrado en la constitución política con un rango que excede todos los derechos sociales, es sacado a relucir cada vez que asoma una pequeña luz de cuestionamiento a la concentración económica de quienes se han hecho del poder, inclusive, de quienes se hicieron del poder económico en el periodo dictatorial con practicas absolutamente cuestionables y que pone en duda la legitimidad de su propiedad de quienes hoy defienden el sistema de AFP. Pues bien, cuando se trata de defender nuestro derecho de propiedad sobre nuestros ahorros, ahí, dicho principio se vuelve humo y se convierte en una quimera, pues la propiedad sobre nuestros ahorros, de la cual usan, gozan y disponen, solo está disponible para los grandes capitalistas nacionales e internacionales.

Este conflicto sobre la propiedad de nuestros ahorros y el destino de ellos es lo que está en juego. Y a partir de ahora, hemos decidido avanzar en la recuperación a través de un mecanismo totalmente democrático, más seguro, eficiente y más efectivo.

Hace aproximadamente cinco meses atrás, efectuamos un PLEBISCITO, autoconvocado, sin ningún recurso del Estado, participaron más de 1.074.000 personas y la inmensa mayoría reafirmó la legitimidad de nuestra demanda. Pues bien, ahora pasaremos a retomar ese apoyo y convertir nuestra propuesta en una iniciativa de ley. De forma que aquellos congresistas que han comprometido su apoyo a NO­masAFP puedan patrocinar esta iniciativa, la que no tiene como fin restringirla solo al ámbito parlamentario, pues bien sabemos, que la Constitución Política nos niega la capacidad de legislar y reconoce solamente esa capacidad al ejecutivo, cuestión absolutamente contraria a la democracia, pues desconoce las voluntades de las mayorías. Eso permitirá avanzar con los trabajadores, con la ciudadanía, con el pueblo. Y si la voz del pueblo no es escuchada, entonces avanzaremos en la preparación estratégica de una gran HUELGA GENERAL para restituir derechos. Si un Estado niega derechos, si no nos quieren escuchar, surge como legitimo avanzar hacia formas superiores de lucha. Ese es el camino que de manera democrática en nuestro último Congreso hemos acordado proponer a nuestro pueblo, para que avancemos de manera unitaria tras este legitimo derecho que nos fue arrebatado, pero que los gobiernos de manera sucesiva se niegan a restituirlo y, por tanto, deberemos prepararnos para reconquistarlo con las armas legitimas que nos da no solo la razón, sino, lo más importante nos lo da la justicia.

Por tanto, a partir de ahora damos inicio a un proceso en todo el país, de ejercicio democrático, debatiremos entre nosotros, en cada lugar, emulando los viejos cabildos para que a la brevedad concretemos nuestra voluntad de no someternos a los poderes que nos niegan los derechos.

Ese es el llamado, a prepararnos entonces, si no quieren escucharnos, si persisten en imponer sus posturas elevando a categoría de sagradas a las AFP, entonces, tenemos el legítimo derecho de derribarlas con la fuerza de la razón y con la fuerza de la movilización.

Ese es el desafío, de nosotros, solo de nosotros depende.

     

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*