Carta a Diputados en rechazo a proyecto que entrega financiamiento express a grandes empresas con fondos de pensiones

Santiago, 28 de julio de 2020

Señores

Diputados y Diputadas

Presente

De nuestra consideración:

El día 10 de junio emitimos una declaración en la que expresábamos nuestra preocupación por el destino y riesgo de pérdida de nuestros ahorros previsionales de aprobarse el Proyecto de Ley que “Modifica el Régimen de Inversión de las AFP”. Especial preocupación nos asistía, porque el proyecto fue presentado con discusión inmediata, que es la máxima urgencia que se le puede imponer a un proyecto, en momentos que el país concentraba toda su atención en el debate por el retiro del 10%.

Lamentablemente ha sido aprobado en su primera etapa en el Senado con los votos de los senadores Ricardo Lagos, Felipe Harboe y Jorge Pizarro. Lo contradictorio y, al mismo tiempo aberrante y groseramente injusto, es que este proyecto que busca traspasar -según palabras del presidente del Consejo Consultivo del Mercado de Capitales, órgano asesor del Ministerio de Hacienda-, cifras cercanas a los MUS$10.000 solo ha requerido para su aprobación un quórum simple, es decir la mitad más uno de los integrantes del senado; en circunstancias que para el debatido proyecto de retiro del 10% se exigió 3/5 de los votos, incluso, algunos fervientes opositores al retiro, llegaron a sostener que se requerían 2/3 de la votación para su aprobación.

La ciudadanía en un porcentaje muy alto del país ha estado muy atenta en estas últimas semanas al desarrollo de la política y, no solo ha exigido derechos, sino que, ha asumido un deber esencial en una democracia, cual es supervisar y fiscalizar el comportamiento de quienes ejercen el papel de mandatarios electos por el pueblo. Así, millones de personas estuvieron observando como el debate sobre el proyecto que permite retirar el 10% se desarrollaba, permitiendo al mismo tiempo sincerar las posiciones de cada uno de los congresistas, cuestión esencial para la democracia que se requiere construir en el próximo proceso constituyente.  

Ayer, luego de que se conociera por esta misma ciudadanía empoderada el proyecto aprobado en el Senado, que abiertamente expone los ahorros previsionales de los trabajadores, la respuesta expresada a través de las distintas plataformas virtuales fue categórica y contundente: “no se permitirá un nuevo abuso con los ahorros de las y los trabajadores”. Debe quedar claro, que si no estuviésemos en confinamiento, la movilización en las calles hubiese sido multitudinaria para rechazar estos intentos de seguir adelante con proyectos que lesionan los intereses de las mayorías.

Las AFP en estos momentos deben limitarse, en tanto no se derogue el D.L. 3.500, a administrar con el máximo de resguardo los gigantescos ahorros previsionales. Deben propender a garantizar que en este proceso de liquidación de activos financieros para pagar a quienes decidan retirar su 10% y atenuar al máximo la pérdida de valor de algunos activos, lo que exige, observar con estricto celo el manejo que las administradoras le darán a los activos riesgosos, lo que desde ya, demanda que cualquier adquisición de nuevos activos por parte de las AFP, debiera ser, solo de aquellos títulos inscritos en el registro que lleva la Comisión del Mercado Financiero (CMF).

Dicho en palabras simples debe rechazarse categóricamente este proyecto presentado por el gobierno y aprobado con los votos de tres senadores de “oposición” porque expone nuestros ahorros a la adquisición de títulos riesgosos que pueden terminar siendo basura o deuda tóxica, al decir de especialistas, si estas grandes empresas riesgosas entran en insolvencia y terminan quebrando, el costo lo pagarán las y los trabajadores de país.

La Coordinadora Nacional de Trabajadoras y Trabajadores NO+AFP, apela y demanda de los congresistas no seguir aprobando leyes que claramente perjudican el interés de las mayorías. En especial, cuando estamos a menos de tres meses de un hecho inédito en la historia de nuestro país, cual es la celebración del Plebiscito que esperamos abra el camino hacia la construcción de una verdadera democracia, sin ataduras y privilegios para unos pocos. Necesitamos una nueva Constitución, la que solo se lograra con la participación masiva de los ciudadanos, los mismos que se han manifestado activamente en estas últimas semanas exigiendo derechos.

Hacer lo contrario, aprobar leyes contra nuestros intereses, no solo es contrario al interés de las mayoría, sino que, lo más grave expone a desincentivar al pueblo para que participe el 25 de octubre, regalándole de paso, un triunfo a los sectores que se empeñan a toda costa, por impedir avanzar hacia una verdadera democracia.

Coordinadora Nacional de Trabajadores y Trabajadoras No+AFP