Un acto de absoluta CORRUPCIÓN

La Superintendencia de Pensiones ha validado las “fusiones truchas” de CUPRUM con Argentum y de PROVIDA con Acquisition, que le costaron al país la pérdida de más de 420 millones de dólares debido a la evasión de impuestos.
Quien jugó un papel importante en la concreción de esta operación fue Tamara Agnic, en ese entonces Superintendenta de Pensiones y ex asesora del Grupo PENTA, quien a la vez eran dueños de Cuprum, que luego vendieron a la norteamericana Principal
La Contraloría había determinado que las operaciones de “fusiones” eran irregulares y, en consecuencia las había invalidado. La propia Ministra Rincón también las cuestionó y fustigó el rol de Tamara Agnic, quien siempre se resistió a invalidar dichas fusiones. Además se sumaron algunos diputados que cuestionaron el papel jugado por esta Superintendencia.
Corrupción es la forma en que se puede calificar esta decisión. No hay otra forma de llamarle. Cómo es posible, que una autoridad valide un acto que atenta gravemente contra la fe pública.
Todos los chilenos sabemos que las AFPs Argentum y Acquisition no existen. Solo existían en el imaginario de quienes se prestaron para cometer un fraude al Fisco. ¿Dónde hay una sucursal de estas AFP? ¿Qué trabajador se encuentra afiliado a ellas? No hay, nadie está afiliado, pues no existen. Son de papel y se crearon para engañarnos, con la gravedad que se hizo con la validación de las autoridades.
Este acto confirma que no es un problema de una AFP. Es el sistema el que está en bancarrota. No se puede modificar algo espurio que por esencia nació engañándonos y continúa haciéndolo.
Los miles, los millones de chilenos que hemos salido a las calles a exigir el fin de las AFP debemos tener claro, que no será fácil. Esta “industria” hará todo lo que sea posible, pasando incluso por encima de ciertas convenciones para impedir que accedamos a un sistema público de pensiones. Debemos por tanto, lograr mayor organización y más unidad para acabar con ellas.
Ahora son más los argumentos: debemos llamar a todos para que abandonen estas dos AFP, Provida y Cumprum, así estaremos dando una potente señal a todos los incrédulos de que sí es posible acabar con este inmoral sistema.
De nosotros depende, de nadie más.

1 Comment

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*